En el año 2005 el Ingeniero Miguel Ángel Rodríguez Rosas comenzó a escribir un libro sobre técnicas de sonorización con el propósito de transmitir sus conocimientos, experiencias, anécdotas, etc. a los interesados en la ciencia del audio.

En ese entonces no sabía si lo iba a vender, regalar, o guardarlo como un legado para futuras generaciones.

Unos años antes había conocido a Julio Chávez en una gira con la cantante Ana Gabriel por Sudamérica, en esa época Julio trabajaba como ingeniero de grabación en los estudios de Sony Music.

Por azares del destino se reencontraron en la ciudad de Veracruz, Julio trabajaba en Cabanna Studio, y Miguel Angel era propietario de la empresa Control Audio que se dedicaba al alquiler de equipo de audio. Y como el destino es caprichoso, cuando Miguel Angel terminó de escribir su libro “Sonorización Arte Técnico”, Cabanna Studio cerró sus puertas. Uniendo esfuerzos, abrieron el estudio de grabación “La Bamba” y para darlo a conocer impartieron unas clínicas de “Mezcla en estudio” y otra de “Masterización” con un éxito que no se esperaban.

Los asistentes a las clínicas les pidieron mas cursos y de mayor duración, iniciando lo que ahora es el Instituto de Artes Audiovisuales.

Uno de los asistentes a esas clínicas fue Jimmie Chable, que con el afán de superarse en el ámbito del espectáculo siguió las clínicas de Julio y Miguel. Jimmie  había terminado un diplomado de Producción musical en la ciudad de Monterrey, y llevaba en su haber varias producciones. Su espíritu inquieto y ambicioso lo hizo destacar entre los demás alumnos pasando inmediatamente a formar parte de las filas del recién formado Instituto de Artes Audiovisuales.